Mademoiselle Rochas: una fragancia fresca y seductora




El Esplendor Asunción Hotel fue el sitio escogido por JGA para el lanzamiento de Mademoiselle Rochas en una velada exclusiva.

La nueva fragancia evoca a una señorita parisina con mucha elegancia, vitalidad y frescura, algo que se sintetiza en el concepto Frenchic: el estilo francés de volver chic hasta lo más básico. La actriz Noémie Schmidt fue la elegida para representar el frescor, la espontaneidad y la elegancia de Mademoiselle Rochas.

El perfume

La perfumista Anne Flipo, creadora de este eau de parfum, buscó transcribir la picardía y el desenfado de la joven parisina actual. Basada en el legado de las bellas creaciones que cultiva la casa Rochas, Anne ha tejido delicadamente, hilo por hilo, una fragancia de seducción, destinada a una mujer enérgica e independiente, enamorada de la vida y de la belleza.

Al principio, el carácter chispeante acidulado del acorde de frutos rojos (grosella, grosella negra, mora) despierta los sentidos como un recuerdo de la infancia y de su despreocupación. La hiedra crujiente de un jardín a la francesa la ennoblece, creando el contraste. El acorde de manzana caramelizada, a la vez verde afrutado y ligeramente rojo acaramelado, crea adicción.

En el corazón de la fragancia, encontramos una explosión de flores, puñados de pétalos de rosas destilados, y un maravilloso y abundante jazmín de Egipto, como un acorde violeta flotando en el aire.

En las notas de fondo, confirmando el carácter y la estela de la sutil composición, una madera de sándalo cremosa y chic, un acorde ámbar gris dulce y confortable y unos almizcles chantilly blancos y vaporosos evocan el encaje sexy, tan apreciado por Monsieur Rochas. Y el perfume se vuelve una segunda piel.

El frasco

El frasco ha sido elaborado en un círculo de vidrio sencillo y perfecto, evocando la opulencia y la dulzura de la feminidad. El jugo ligeramente rosado evoca el universo florido y apetitoso de la fragancia, incitando a aplicarla al instante.

En un espíritu de alta costura, el motivo milrayas de la cinta de seda característico de Rochas se encuentra en los contornos del frasco, sobre el cuello del tapón y en el fondo de la etiqueta.

El estuche es elegante, gracias a su papel estampado. Su color rosa pastel recuerda el color de la fragancia. Con una sobriedad gráfica atemporal y refinada, su marco negro responde perfectamente a la escritura del nombre Mademoiselle Rochas.