El plan nutricional que cambió la vida de 78.000 personas
<

Atrás han quedado los tiempos en los que la gente recurría a dietas “mágicas” para bajar de peso. La vasta experiencia colectiva ha demostrado que se necesita mucho más que eso, si lo que queremos es cambiar nuestro cuerpo estructuralmente.

El concepto de dieta como lo conocíamos ha pasado de moda y, gracias a uno de los pioneros a nivel continental, el Dr. Máximo Ravenna (fundador del famoso Metodo Ravenna) se ha empezado a pensar y diseñar planes mucho más complejos que una simple dieta para mejorar la calidad de vida de las personas.

Visitamos la clínica del Dr. que, allá por el 93 empezó a cuestionar la pirámide alimenticia americana que tenía como bases los carbohidratos refinados; para conocer sobres técnicas en primera persona.  

Dr.Ravenna

El Dr. Ravenna nos propone, lo que yo llamaría, una reestructuración integral. No solo modificar los hábitos alimenticios si no también nuestra conducta, los hábitos de sedentarismo, de relacionarnos con el entorno, etc. Cambiar la conducta y hacer un fino trabajo en el campo de su especialidad, la Psicoterapia. 

“La alimentación está regida por una dieta baja en calorías, muchas menos de lo que el cuerpo necesita por día, para obligarlo a consumir sus propias reservas de grasa. El cuerpo si o si necesita una determinada cantidad de calorías diarias, si nosotros ingerimos menos de esa cantidad, él recurre a las reservas de grasa para completar esa “dosis” diaria. Este proceso lleva a la pérdida de peso inmediata y sobre todo envía un mensaje de saciedad al cerebro, lo que hace que no suframos la dieta. Comemos poco, entonces no tenemos hambre. Nuestro cerebro y el estómago empiezan a ponerse en sintonía” nos comenta el el especialista en Psicoterapia.

Centro Terapéutico Paraguay

Máximo Ravenna es el responsable de que se haya empezado a ver a la obesidad como un problema de conducta, una adicción y, su método ofrece terapias para tratar el sobrepeso desde esa visión. “El gordo hace dieta para adelgazar, no porque le guste comer atún o salmón; a él le gusta la hamburguesa”, ejemplifica el Dr. “Lo importante de esto es adelgazar para cambiar los hábitos, educarnos, y no cambiar los hábitos para adelgazar”.

“Nuestro objetivo no es enseñarles a comer sino a parar de comer”. Siguiendo estrictamente el plan personal que hayan diseñado para uno en la clínica, se puede bajar hasta 350 gramos por día y una de las herramientas de apoyo al paciente más eficaces son las terapias de grupo (el Dr. hace especial hincapié en el trabajo grupal). Cuando se llega al peso ideal se empieza a trabajar el reconocimiento del nuevo cuerpo, se consolida la relación del paciente consigo mismo; el paciente se siente satisfecho y en esa instancia ya ha modificado sus hábitos de por vida.

Desde su creación, el Método Ravenna ha cambiado la vida de unas 78.000 personas en todas las ciudades que son sede de la franquicia. Un método que se ha vuelto famoso por tener pacientes como Susana Gimenez, Diego Maradona y Dilma Roussef. 

En Paraguay la franquicia además, cuenta con un Petit Bistró para acompañar al paciente con su alimentación y un Spa Médico. 

El Método en 3 factores:

  • El corte

Es con el exceso, con la obsesión, con la voracidad. Es despegarse y desapegarse. Alivia y permite comenzar o recomenzar.

  • La Medida

Es en la porción, en el talle, en la acción y aplaca el hambre.

  • La Distancia

Es con la comida y con el exceso. Tomar distancia es medir, apreciar, ver, ser sin otro, ser objetivo.
Distanciar las comidas es darse cuenta que se puede estar sin comer tanto ni tantas veces…¡y no pasa nada!!!!

Desde su fundación, la Clínica Ravenna ha cambiado la vida de 78.000 personas en todas las ciudades donde están presente.

Algunos tips

Para que un plan de descenso de peso sea exitoso hay que tener en cuenta lo siguiente:

*  Beber 2 ó 3 litros de líquido en forma de infusión (té, café o mate), gaseosa diet, jugo diet, aguas saborizadas, agua, agua con gas, caldo y gelatina diet.

*  Consumir cuatro comidas al día.

*  Elegir lácteos descremados y frutas para el desayuno y la merienda.

*  Elegir verduras y frutas frescas en todas sus variedades. Aportan gran variedad de vitaminas, minerales, fibra y agua.

*  Comer carnes blancas y rojas magras.

*  Ingerir una porción medida de legumbres o cereales integrales.

*  Elegir alimentos de bajo y medio índice glucémico. Algunos ejemplos son las verduras de hoja, tomate, zapallito, manzana, yogurt y leche.

*  Limitar azúcares, dulces y harinas refinadas. Por lo general son adictivos.

*  Evitar alimentos con gran contenido en sodio como fiambres, snack, aceitunas, quesos duros y salsa de soja.    

Te recordamos que cualquier plan para bajar de peso debe estar monitoreado por un profesional!.   

Entrevista: Maximiliano Beber / Foto: María Eugenia Arrabal