Nuevas marcas nacionales que apuestan al “ready to wear” con estilo. Vol I – Casa Malquia




Nicole Jacks y Chiara Leiva, se conocieron por intermedio de sus novios. Ambas son diseñadoras de alta costura y tenían ganas de emprender algo, pero solas no se animaban. Fue así, que Nicole llamó a Chiara para proponerle comenzar juntas un Estudio de Moda. Lo que más las entusiasmó fue que las dos tienen gustos y estilos muy distintos; por lo tanto, logran piezas realmente únicas y originales.

Ellas notaban la falta de una marca “prêt-à-porter” en el mercado, pero de diseño de autor, que no caiga en los estándares de “moda masificada”, de ahí surge la idea de desarrollar una marca donde cada pieza sea distinta y con detalles artesanales que hacen que una prenda nunca sea igual a otra.

Comenzaron a planear y desarrollar el negocio en el 2017 y lo inauguraron en agosto del mismo año.

“Lo bueno a la hora de armar el proyecto,  fue que las dos ya teníamos varias cosas para el taller y hasta objetos de decoración muy valiosos, que nos ayudaron a montar el Estudio”, Nicole Jacks.

De hecho, muchas de las reliquias que se ven en el salón son objetos de la reconocida diseñadora de alta costura Chiqui Jacks, abuela de Nicole.

Este nuevo concepto de estudio de moda: Casa Malquia, nos propone un espacio privado a puertas cerradas, en donde funcionan el showroom y el atelier de las diseñadoras (no sería raro verlas por ahí corriendo con algún pedido a medida de una clienta).

La base de la propuesta son prendas pensadas y calculadas para la mujer paraguaya. Las chicas tienen en cuenta no solo el cuerpo, sino también las temperaturas, la cultura, y buscan que la colección sea 100% aplicable a la mujer real.

Cada colección surge de un proceso creativo en conjunto, que luego desarrollan en una tabla de talles especialmente pensada para el cuerpo de la mujer paraguaya, SI, ese es un gran valor agregado de la marca. “Como consumidoras, notamos que la moda extranjera no nos sienta bien a las paraguayas”, nos cuenta Nicole; por eso, se ocuparon de crear una propia tabla de talles que contemple las curvas y contra-curvas de nuestras mujeres.

Los detalles, apliques y bordados, están hechos a mano por ellas mismas y producen un máximo de cinco prendas por diseño, siempre variando las texturas, los tejidos o colores. Tienen piezas para un público muy amplio, que va desde chicas de 15 años hasta mujeres de 50 años, aunque admiten que su fuerte es de 20 a 30 años.

Cuentan también con una línea de accesorios de Yoli, para que salgas con el outfit completo de la tienda.

Esto recién empieza: para este año Malquia tiene la proyección de abrir una segunda tienda, y seguramente estaremos viendo sus diseños en las principales pasarelas de Asunción.

“Emprender fue difícil al comienzo, pero amamos lo que hacemos, así que disfrutamos cada dificultad y cada logro”, Chiara Leiva.

Podés seguir la marca en IG @malquia_py o visitar la tienta en Pastor Filártiga 1414 c/ Pedro Alcántara, Carmelitas, Asunción.