Zara abrió la primera tienda física para compras online
<

Suena raro, pero así es. La cadena de retail más grande del mundo, una vez más nos propone vanguardia e innovación.

Se trata de una tienda temporal que abrió ZARA en las afueras de Londres, mientras renueva su flagship store –tienda insignia– en el centro comercial de Westfield, en el barrio de Stratford. El concepto de esta tienda se aleja de cualquier otra que hayas visto hasta ahora, se trata de una ventana a la tienda digital de ZARA en la que una hibridación entre compra online y física es posible. Orientada por completo al comercio electrónico, la iniciativa busca dar un paso más en la integración de locales físicos con el mundo digital e instalar un nuevo concepto de venta.

Sin caja ni probadores

El local de 200 metros cuadrados no dispone de cajas tradicionales para la compra física ni probadores, es un espacio de exhibición y selección de las colecciones (damas, caballeros y niños). Una de las novedades tecnológicas de la tienda son sus espejos pantalla, que muestran cómo queda la prenda puesta y, con base a la identificación de la prenda seleccionada, emite sugerencias de estilismos. Además, la tienda funciona como punto para realizar cambios y devoluciones.

Ya elegí, ¿y después?

Los clientes podrán ver y elegir las prendas, pero no podrán comprarlas en el mismo momento, sino que tendrán que pedirlas online para retirarlas a las pocas horas o recibirlas por delivery. El personal de la tienda está preparado para ayudar a los clientes contando con tabletas, dispositivos móviles y realizando los cobros con nuevos datáfonos conectados por bluetooth, si fuese necesario. Pero lo más impactante de esta novedosa experiencia de compra, es que tiene un punto de retiro automático de pedidos. Un lector escanea el código QR o el PIN generado en la compra online y entrega el pedido automáticamente. Para ello, el punto de entrega tiene dos pequeños almacenes detrás, donde trabaja un pequeño robot capaz de gestionar hasta 2.400 paquetes.

El resultado y objetivo de este nuevo concepto comercial es el ahorro de tiempo para el cliente y la automatización del proceso de compra a través de cajas de autopago. De momento, la tienda de ZARA en Stratford es la única que funciona de esta manera, aunque la empresa asegura que, si el experimento funciona, la firma lo implementará como una nueva sección en sus tiendas.